Juntos somos eternos

Referéndum Constitución 1978

 

“La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles, y reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones que la integran y la solidaridad entre todas ellas”.

Siguen pasando los años de España con la Constitución aprobada por los ciudadanos en referéndum el 6 de diciembre de 1978. Treinta y cuatro hace ya de aquel día en el que, por primera vez en nuestra Historia, el pueblo español se daba una ley de leyes para todos, y no de una parte contra otra. Después de siglos matándonos entre nosotros a garrotazos, los españoles de aquel momento daban a luz unas reglas de juego basadas en la libertad, la justicia, la igualdad, el pluralismo político, el Estado social y democrático de Derecho. Ojo. Palabras mayores en una tierra más acostumbrada al ojo por ojo, la servidumbre feudal y el “¡vivan las caenas!”.

Ese día ganamos todos. Ganaron los que votaron a favor del texto constitucional por convencimiento, pero también los que introdujeron el SÍ en su sobre por no volver a un pasado tirando a gris oscuro. No sólo ellos. Ganaron los que votaron NO por estar en desacuerdo con ciertos artículos de la Constitución, aunque simpatizaran con el espíritu que la impulsaba. También ganaron, aunque crean que no, los que pasaron de acudir al colegio electoral e, incluso, los que votaron que NO (aunque lo hicieran con todas sus fuerzas, como aquel vigoroso lema del PSOE en las elecciones generales de 2008). Ganaron porque, aunque rechazaran y rechacen el articulado de esta Constitución, ella misma es la que consagra su libertad de defender los cambios que quieran y establece las vías democráticas para hacerlo.

El 6 de diciembre de 1978 ganamos también todos aquellos que no existíamos cuando se celebró aquel referéndum, ya que gracias a aquel día (y, por supuesto, a otros muchos anteriores y posteriores) nosotros nacimos en la España más libre, justa y próspera de la Historia.

Claro que decir todas estas cosas mientras nos deslizamos hacia los seis millones de parados puede parecer una broma pesada. Pero aún así hay razones más que suficientes para celebrar este día, leyendo y reivindicando ese librito en el que pone cosas como que “la soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado”. La de sangre que ha corrido en este país por esa idea.

Este año, el desafío de los independentistas catalanes y el agujero financiero y social pueden hacer que muchos miren la Constitución con más escepticismo del habitual. Por eso es tan necesario evitar que las olas de la crisis económica y política no sigan carcomiendo ese proyecto sugestivo de vida en común que a veces llamamos España y otras, simplemente, “este puto país”.

Como perfectamente dicen el manifiesto y vídeo de la Fundación Denaes, España somos todos. Entre todos se ha hecho y es cosa de todos seguir haciéndola o decidir cambiarla. La unidad siempre será mejor a la división y el individualismo. Porque, como dijo un tal Francisco de Quevedo:

“Uno a uno, todos somos mortales. Juntos, somos eternos”.

Anuncios

Acerca de aurelioruizenebral

Periodista. Loco por los periódicos y la política. Español y madridista hasta la muerte. @AurelioREnebral aurelioruizenebral@hotmail.com
Esta entrada fue publicada en Constitución de 1978, España, Historia, Política y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s