Peregrinación, no dimisión

Mariano Rajoy (de espaldas) y Ana Mato, durante la sesión de control del Congreso (FOTO: EFE)

Mariano Rajoy (de espaldas) y Ana Mato, durante la sesión de control del Congreso (FOTO: EFE)

Este Miércoles de Ceniza fue prolífico en llamamientos al reconocimiento de los pecados y a la penitencia de la dimisión en la Carrera de San Jerónimo. En este nuestro Estado aconfesional, los diputados suelen sufrir el influjo de la pintura de Moisés y las Tablas de la Ley que decoran el hemiciclo. Ayer mismo, Joan Baldoví, diputado de Compromís, se sacó la Biblia de la manga para recordarle al PP («ustedes, que son tan amigos de las mitras y las mantillas») que «no se puede servir a Dios y al dinero».

El primer penitente de la sesión de control fue el Presidente del Gobierno, que por su tono parece estar muy hasta el gorro de que le mencionen los sobresueldos y a L.B. “el innombrable”. Preparó el terreno Rosa Díez, que sin señalar a nadie advirtió de que la mancha de la corrupción política ensucia la imagen de España en el exterior e impide la recuperación económica. Rajoy, una vez más, reivindicó a la mayoría de los políticos honestos frente a las manzanas podridas (que haberlas haylas, y de qué tamaño).

Y entonces habló Rubalcaba. Se notaba que era su momento: el día de su particular “váyase señor González”, versión Rajoy Brey. El líder del PSOE sí se refirió directamente a la contabilidad “sobre-cogedora” del Partido Popular publicada por El País y le pidió a Mariano que abandone, lo deje, se vaya, renuncie… que dimita. La respuesta por la tangente de Rajoy provocó un coro de carraspeos en la bancada socialista, de la que también salieron varias menciones anónimas a unos sobres y un tal Bárcenas que al presidente no le constan. También debió pensar que la mejor defensa es un buen ataque, y retó a los dirigentes del PSOE a publicar, como él, sus cuentas personales y las de su partido.

Tras la negativa mariana a reconocerse culpable de avaricia, Joan Coscubiela, de Iniciativa per Catalunya, vio la apuesta de Rubalcaba y la subió: nada de una mera renuncia del presidente para dejar paso a otro del PP; dimisión de todo el Gobierno, disolución del Parlamento y convocatoria de Cortes Constituyentes (nada menos), Con Rajoy ya en el pasillo, Soraya se irguió en su escaño y respondió que lecciones las justas de un partido que había apoyado al tripartito catalán. Después recitó (sin chuleta) una retahíla de votos en contra del grupo La Izquierda Plural a algunas medidas del Gobierno para combatir la corrupción, lo que soliviantó a Llamazares, que agitaba los brazos incrédulo, y a Coscubiela, que separaba en el aire las sílabas MEN-TI-RA.

La escaramuza Soraya (la vice) vs. Soraya (portavoz del Grupo Socialista) dio paso a la flagelación de Ana Mato, que esperaba su turno con expresión pétrea. Eduardo Madina le dijo que encima que está liquidando la sanidad pública, la banda del señor Gürtel la pagaba los cumpleaños de sus hijos. Ella, sola bajo los escaños del PSOE, con voz a veces chillona, rictus muy serio y tarjetones con las respuestas escritas, volvió a esgrimir el argumento que ya usó cuando salió aquella historia del Jaguar: hacerla a ella responsable de los actos de su entonces marido es machista. Ah, y que las facturas de confeti eran del Getafe. Después de otros dos latigazos de diputadas socialistas de los que se defendió tildando las informaciones de infamias, la titular de Sanidad respiró tranquila y sin haberse “doblegado”.

Empezó entonces la peregrinación: los diputados populares acudían a la vera de la ministra doliente para apoyarla con palmaditas en la mano. Hasta Montserrat Surroca, de CiU, se acercó a Mato, que debía seguir dolida por las insinuaciones que le auguraban poco tiempo más en el Consejo de Ministros.

Acabó el flujo de peregrinos, la ministra se despidió de su flagelador Madina y desapareció con su cartera, quizás reflexionando sobre la fugacidad del poder humano y el versículo propio del Miércoles de Ceniza: «Polvo eres y en polvo te convertirás» (Génesis 3, 19).

Anuncios

Acerca de aurelioruizenebral

Periodista. Loco por los periódicos y la política. Español y madridista hasta la muerte. @AurelioREnebral aurelioruizenebral@hotmail.com
Esta entrada fue publicada en Congreso, España, Política y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s